¿Y SI BUSCAS EN TU BOLSILLO?

Actualizado: 2 de may de 2020

Llegué a este mundo con el carné del «club de los buscadores» en la mano, esos que se pasan la vida obsesionados por dar respuesta a la presuntuosa pregunta sobre el sentido de la vida.




¿Qué hago yo aquí? Es una pregunta que me ha obsesionado durante toda mi vida hasta tal punto que cuando echo la vista atrás compruebo que ha sido uno de los motores más potentes de mi existencia. Es la pregunta que me llevó a ser periodista, a leer y releer libros, a apuntarme a miles de cursos, a viajar por todo el mundo y a iniciar conversaciones surrealistas con cientos de personas que me he encontrado por el camino.

Una búsqueda imparable para alimentar al fantasma del vacío, que crecía al mismo ritmo que el ruido ensordecedor que había en mi cabeza y que cada vez me alejaba más de la ansiada respuesta.

Ruido, información, teorías que acabaron por convertirme en una «Quijote» empachada de «espiritualidad racional» y de frases memorizadas al dedillo. Una «Quijote» que de tanto pensar la vida, se dejó arrastrar por un caos que la llevó a un lugar desértico. Fue ahí donde encontré la llave del gran tesoro que siempre había estado buscando: el silencio, la puerta de entrada al lugar donde están todas las respuestas.



En el desierto alguien me contó una leyenda de la antigua India que me gustaría compartir con vosotros:

Un ladrón que escapaba de los guardias vio a un mendigo dormido en un oscuro callejón. Sin que nadie se diese cuenta, introdujo la pequeña, pero valiosísima joya, que acababa de robar en el bolsillo del mendigo.  Luego escapó corriendo, con la intención de regresar y recuperar la joya, pero fue detenido aquella noche. Pasaron los años y el mendigo murió en el callejón oscuro sin darse cuenta del tesoro que tenía en su bolsillo.

«La respuesta que buscas está dentro de ti, quédate en silencio y escucha» Rumi.



37 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
  • Instagram
  • Facebook icono social
  • YouTube